Francisco denunció “una guerra mundial para destruir el matrimonio”