La casa del horror: casi 500 niños esclavizados, torturados y abusados

México fue testigo del terror luego de los allanamientos en la casa de “La Gran Familia”: un internado que tenía a 458 niños y 138 adultos viviendo en condiciones infrahumanas, siendo esclavizados, torturados y abusados sexualmente.

Cuando pensamos que el mundo no puede llegar a un punto más alto, noticias como ésta salen a la luz para sorprendernos del horror al que puede acceder el ser humano.

México resultó conmocionado por el hallazgo de las fuerzas policiales de Michoacán en la casa de “La Gran Familia”, un internado que funcionaba como hogar de niños y adultos.

Siguendo la pista de nueve secuestros, la policía encontró que 458 niños y 138 adultos vivían dentro de ese centro en condiciones infrahumanas que horrorizaron a los efectivos.

 

La casa operaba como internado hace 40 años en la localidad mexicana de Zamora, y mantenía a todos esos niños y adultos privados de su libertad y siendo abusados constantemente.

El operativo surgió luego de la denuncia de varias personas que acusaron que mantenían a sus hijos retenidos en el lugar por la fuerza.

Los primeros testimonios señalaron a la dueña y fundadora del albergue, Rosa del Carmen Verduzco, más conocida como “Mamá Rosa”, que ya fue detenida junto a otras ocho personas.

No se sabe hasta el momento si esta casa tenía conexión con el narcotráfico, ya que Michoacán es uno de los municipios más controlados por el narco en México y donde se vive una situación de constante tensión a raíz de las organizaciones criminales que habitan en el lugar.

 

Según las primeras averiguaciones, los bebés que nacían en la casa eran registrados como hijos de “Mamá Rosa”, que no permitía que los padres biológicos pudieran tener la tutela de sus hijos.

 

Incluso, se supo que Verduzco obligaba a los niños a pedir limosna, dormir en el suelo entre ratas y chinches y sufrir abusos sexuales, mientras eran alimentados con comida en mal estado.

 

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *