Londres prevé una negociación difícil pero aspira a una asociación “especial” con la UE