Vidal y sus funcionarios tendrán un nuevo “retiro espiritual” para analizar la gestión