martes, marzo 5, 2024
NacionalesSociedad

Quiénes son Conejo y El Huguito, los sospechosos del crimen de Lola

Se trata de dos obreros que trabajaban el Valizas el día que desapareció la adolescente. Uno de ellos, desapareció ese día durante tres horas y volvió con dinero.

Uno de los sospechosos del crimen de Lola Chomnalez, la adolescente argentina que fue asesinada en Uruguay y cuyo cuerpo fue encontrado dos días después, es un obrero conocido como “Conejo” que se ausentó durante tres horas el día que desapareció la joven y volvió con dinero.

El hombre se encontraba el domingo 28 de diciembre en Valizas trabajando junto a dos compañeros, con quienes pintó un rancho. Tras ausentarse entre las 15 y las 18 de ese día, volvió con una bolsa de comida y les comentó a sus colegas que había encontrado plata tirada en la playa, según informó el diario El País de Uruguay.

Los investigadores sostienen la hipótesis de que el “Conejo”, cuyos rasgos faciales coinciden además con el identikit, asesinó a Lola tras robarle y que la atacó con un cuchillo casi sin filo.

Según las declaraciones de la madrina de Lola, el día que desapareció la adolescente salió a caminar en dirección a Aguas Dulces y llevaba una mochila con 2500 pesos.

Anoche, la jueza penal de Rocha, Marcela López ordenó la captura del sospechoso y de un compañero de trabajo apodado “El Huguito”.

Los investigadores sostienen la hipótesis de que el “Conejo”, cuyos rasgos faciales coinciden además con el identikit, asesinó a Lola tras robarle y que la atacó con un cuchillo casi sin filo.

Además, la madre de “Conejo” se presentó ayer en forma voluntaria en una seccional policial de Montevideo para defender a su hijo. La mujer declaró ante la jueza López y la fiscal Soledad Barriola, y dijo que no ve a su hijo desde el domingo 28, día en que desapareció Lola.

Por otra parte, ayer declararon ante la Justicia de Rocha tres personas que fueron detenidas y horas más tarde finalmente liberadas.

Una de ellas era un hombre llamado Juan Sosa, un albañil de 20 años que trabajó junto al prófugo en Valizas. “El domingo estaba pintando el techo del rancho de la señora Ibáñez en Valizas. Lo vi a este hombre y lo invité a trabajar porque estaba pasándola mal”, explicó a El País al retirarse del juzgado.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *