Aníbal Ibarra: "La Ciudad triplicó su deuda durante la gestión de Macri"

El precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad cuestionó la situación financiera en la que quedará el distrito cuando termine el segundo mandato del PRO. “La plata se usó para gastos corrientes y no para un stock de obras”.

El PRO definió el cronograma electoral de la Ciudad y los principales postulantes comenzaron a definir su estrategia de campaña. Uno de los anotados en la carrera por suceder a Mauricio Macri es Aníbal Ibarra. El legislador quiere volver al despacho principal de Bolívar 1, que lo supo tener como protagonista entre 2000 y 2006.

De acuerdo a la mirada del ex intendente, la gestión de Macri se caracterizó por emitir deuda a tasas altísimas. Lo más llamativo es que los recursos no se destinaron a obras importantes sino a gastos corrientes.

La deuda en dólares se triplicó. Sin necesidad, la Ciudad se endeudó todos los años a tasas altísimas y cuando llegaban los vencimientos emitía más para pagar esa deuda. Ahora hay un vencimiento en abril y ya pidieron autorización para volver a endeudarse“, explicó Ibarra.

El diputado porteño resaltó que Macri contó durante los últimos 8 años con muchos recursos como consecuencia del crecimiento de la actividad económica. El principal ingreso de la Capital Federal es el impuesto de Ingresos Brutos, que está relacionado directamente con el crecimiento del PBI. Sin embargo, ese importante caudal de recursos no fue destinado a obras “transformadoras”.

“La obra más importante fue la del Arroyo Maldonado, que estaba lista, financiada y licitada cuando Macri se sentó en el despacho. Sólo había que apretar un botoncito y se hacía. En los subtes recién se está terminando lo que dejamos nosotros, con muchos años de atraso. A lo que sí le pusieron voluntad es al Metrobus, que está bien porque favorece el transporte público”, indicó el presidente del bloque del Frente Progresista Popular.

Ibarra está conforme con la determinación del gobierno porteño de desdoblar las elecciones porque sirve para enfocar el debate en los temas de la Ciudad. En cambio marcó una “picardía” que podría esconderse detrás de la implementación del voto electrónico.

“Hay una trampita que beneficia al PRO. Para votar a los candidatos, los electores primero van a tener que elegir el partido. Todo el mundo conoce al PRO y su color. ¿Pero si usted quiere votar a (Graciela) Ocaña? ¿O a (Martín) Lousteau? ¿O a Aníbal Ibarra? Entonces se va a tener que poner a buscar entre todas las siglas que hay”, argumentó. Esta y otras cuestiones podrían ser impugnadas aún por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

Mientras el PRO resuelve sus problemas entre Horacio Rodríguez Larreta y Gabriela Michetti, hay otros dirigentes que ya lanzaron su postulación. Ibarra, Ocaña y Lousteau (UNEN) son algunos de los que ya están en carrera. En el Frente Renovador de Sergio Massa los rumores indican que el economista Tomás Bulat será candidato. Y en el Frente para la Victoria la cuestión es más difusa.

Fuente: Infobae.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *