Apretando los dientes y las lágrimas, Masche jugó su último partido en Barcelona