Pese a avances tecnológicos, la mayoría de los clientes prefiere ir a las sucursales de los bancos