Un chico de 11 años mató a su padre de un escopetazo