Porque la Generación Dorada se podría perder el Mundial

Los jugadores de la Generación Dorada confían en la Secretaría de Deportes y el Enard para una solución, pero la acción de Camau Espínola se podría ver limitada.

Si esos ocho consagrados que se entrenaban con la vestimenta institucional de laConfederación Argentina de Básquetbol (CABB) se los miraba finalizar la práctica de ayer, la primera camino a España 2014 , nadie notaba que en sus mentes hubiera un problema serio. Con sonrisas, con distensión, con buen ambiente terminaban el ensayo inicial de una preparación conflictiva como nunca, pero no entre ellos, sino con la dirigencia. Y en seguida, al lado de ese estupendo gimnasio que tiene la UADE en Lima e Independencia, ofrecieron una conferencia de prensa en la que confirmaron que están dispuestos a no jugar el Mundial si no se da un “cambio profundo”, si no se remueve entera a la cúpula de la institución y se deja atrás sus formas de conducción.

“Tomamos la postura de trabajar normalmente en estos primeros días de concentración, después de hablar tanto con la Secretaría de Deporte como con el Enard y nos hubieran transmitido no sólo que están involucrados, sino también que esto va a terminar bien y a enderezarse. Y nosotros confiamos en la palabra de ellos”, abrió Luis Scola , el capitán y líder de estos reclamos, sentado entre Manu Ginóbili , Pablo Prigioni , Carlos Delfino , Leonardo Gutiérrez , Walter Herrmann , Andrés Nocioni , Facundo Campazzo , Michael Stura (el presidente de la Asociación de Jugadores) y el seleccionado nacional, Julio Lamas .

En general, Luifa y el otro vocero del grupo, Ginóbili, ratificaron lo conocido. Que el plantel viene gestionando desde hace meses con los propios dirigentes una solución y no fue atendido, que la situación no da para más, que su interés no es cobrar la deuda de 5.000.000 de pesos, sino dejar para el futuro un legado quizá más importante que los triunfos deportivos de laGeneración Dorada . Que su reclamo piensa en los empleados de la CABB, en los acreedores, en los basquetbolistas jóvenes y en los 200.000 federados de este deporte en la Argentina. Y que, al no obtener respuestas ciertas, al diferirse in eternum la prometida auditoría para revisar una administración cuyas finanzas inexplicablemente hacían agua por todos los costados, acudieron a la Secretaría de Deporte y al Enard, organismos en los cuales confían.

Ahora bien: ¿cómo sigue la cuestión? ¿Renunciarán los jugadores a la Copa del Mundo, nomás, si la cúpula de la CABB permanece intacta? ¿Qué plazos se ponen? Por ahora, la situación está en gestiones y sin ultimátum. “No hay plazos porque ellos [los funcionarios del Estado] no los pusieron. Nos dijeron que esto iba por buen camino y que nos quedáramos tranquilos porque iba a solucionarse en la línea que nosotros buscamos. No hay ningún plazo en la medida en que ellos sigan transmitiéndonos esa confianza”, contestó a la nacion Scola. Al capitán y sus compañeros les gustaría ver a Mario Ontivero, el titular de la federación de Córdoba, a la cabeza de la CABB, pero no verían mal una intervención directa del Estado nacional en la entidad.

En ese caso existe un riesgo: que la Federación Internacional (FIBA) decida la desafiliación momentánea de la CABB, por la intromisión política, al estilo de las que automáticamente hace FIFA en el fútbol (la más reciente, a Nigeria después de Brasil 2014). La posibilidad es cierta pero no automática: llegado el caso de una intervención del Estado en la CABB, FIBA enviaría un delegado para observar la situación y elevar un informe al comité ejecutivo, que luego, según las condiciones, decidiría actuar o no, con un peso importante de su secretario general, Patrick Baumann, en la determinación.

Ése, el de la eventual desafiliación, es un factor condicionante para que el Estado intervenga la entidad; otro bien puede ser el entramado político. El 29 de abril, el pampeano Germán Vaccaro renunció a la presidencia de la CABB tras una intensa presión de Carlos Espínola , el secretario de Deporte, a quien recurrió la Generación Dorada vistos los supuestos desmanejos económicos. Vaccaro fue sustituido provisionalmente por Ricardo Siri, que ya era miembro de la comisión directiva de la CABB. El chaqueño Siri, empresario de la construcción, es amigo del ex gobernador Jorge Capitanich , a quien conoce desde por lo menos 1996. El titular provisional estuvo al frente durante dos meses en los que los incendios se sucedían y no alcanzaban las gestiones con el hoy jefe de Gabinete de Ministros. Y cuando tuvo lugar la elección definitiva, perdió por 12-10 a manos de Daniel Zanni (Córdoba se abstuvo de sufragar), también ya integrante de la comisión directiva de la CABB. Tampoco el santiagueño Zanni fue aprobado por los jugadores, que no encontraron en el nuevo y definitivo presidente un hombre dispuesto a cambiar la situación que, según entendían, había contribuido al caos. Zanni logró conseguir a último momento los seguros y los pasajes para el plantel que está protagonizando el Sudamericano de Venezuela, mediante la Confederación Argentina de Deportes, encabezada por Víctor Santa María. Pero los fondos salvadores no habrían tenido origen deportivo, sino en los lazos sindicales de Zanni: el dinero habría partido del gremio de los encargados de edificios, Suterh, del cual Santa María es longevísimo secretario general.

“Más allá de mi función y de ser ex deportista, siento comprensión por ello y entiendo su preocupación”, comentó ayer a la nacion Espínola, aludiendo a los jugadores. “Como Estado vamos a buscar lo mejor para el deporte argentino. Ellos son un ejemplo de lucha, esfuerzo y trabajo en equipo, y se ocupan del futuro del básquetbol argentino. Vamos a avanzar en los caminos necesarios, en un proceso de transparencia. Vamos a hablar con todas las partes. siempre y cuando se entienda el camino que necesita la Confederación. Desarrollaremos los procesos administrativos para lograr una transparencia real y el conocimiento de lo sucedido en los últimos años en la Confederación. En el marco del acompañamiento y de las posibilidades de la Secretaría de Deporte, tomaremos las acciones que sean necesarias, respetando los espacios y los tiempos. Haremos los procedimientos que correspondan”, comentó el ex medallista olímpico, sin especificar mecanismos ni tiempos.

Ir a fondo en una investigación a las últimas administraciones de la CABB implicaría tal vez para Espínola comprometer a Vaccaro, que no tiene mucho sostén político. Pero también a Siri, que es amigo de Capitanich y hombre del mismo signo político que Camau. Y además a Zanni, que más allá de sus nexos gremiales, fue subsecretario de Deporte de Santiago del Estero y es amigo de Gerardo Zamora , ex gobernador de esa provincia y actual titular provisional del Senado, la tercera figura en la línea de sucesión presidencial. Así, el secretario de Deporte no dio fechas de resolución a los basquetbolistas, entre la presión de la Generación Dorada y los vínculos políticos sobre los cuales es difícil avanzar.

Por lo pronto, el plantel argentino se entrenó ayer por primera vez para España 2014 y debió hacerlo sin oposición, para no arriesgar por la falta de seguros. Pero no le faltó alegría en su reencuentro como grupo. Y esperanza en su resolución. Su última manifestación pública fue un tuit del marginado Carlos Delfino. “Transparencia. Profesionalismo. Honestidad”. Todo dicho.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp