El Papa criticó a “los pastores que se vuelven príncipes y se alejan de los pobres”