El presidente filipino que le dijo “hijo de puta” a Obama afirmó que no fue “personal”