El sector editorial retrocedió en un 45 por ciento, según la Cámara Argentina del Libro