La cámara alta amplió la figura del arrepentido para los delitos de corrupción