Preocupa en el Gobierno el rojo fiscal de las cuentas provinciales