Se enteran que la camarera que los atiende debe caminar 22 kilómetros cada día y le regalan un coche