La Corte deberá resolver si una niña regresa a Francia a vivir con su padre, acusado de violencia

La Corte Suprema de Justicia será la que decida si una niña de tres años deberá regresar a Francia a vivir con su padre, quien fue acusado por violencia de género, luego de que tanto la justicia argentina como la francesa fallaran en contra de la madre.

Así lo confirmó a Télam la abogada de la mamá de la niña en la causa que inició el padre francés, caratulada como “Pichon, Fabien Nicolas y otro c/ Troszynsky, Sofía Belen por restitución internacional de niños”.

Tras dos fallos en contra, en primera y segunda instancia, que determinaron que la nena debía viajar a Francia, Sofía Troszynsky espera ahora que la Corte resuelva sobre un recurso de queja planteado, en el que se opuso al regreso alegando violencia de género, tanto física como verbal, según contó su abogada.

El primer caso sobre restitución internacional en llegar a la Corte Suprema fue el de Gabriela Oswald, quien en 1995 pidió que el máximo tribunal interceda por la tenencia de su hija, en disputa con su padre, Eduardo Wilner, quien vivía en Canadá.

En ese caso, la Corte falló a favor del padre argumentando que la “residencia habitual” de la niña era Canadá, y para ello se amparó en la Convención de la Haya que pide evitar los “efectos perjudiciales que podría ocasionarle -al menor- un traslado o una retención ilícitos” y recomienda “establecer los procedimientos que permitan garantizar la restitución inmediata del menor a un Estado en que tenga su residencia habitual”.

Aunque la convención tiene excepciones -si el menor se expone a “un peligro grave físico o psíquico”-, lo cierto es que son varios los antecedentes en que la Corte se inclina por la restitución al país de origen.

Ante la posibilidad de que esa sea la resolución final, Sofía tiene presentado otro recurso en el que pide el “regreso seguro” ya que, además, su hija tiene un trastorno del Espectro Autista, por lo que solicita que no se interrumpa su tratamiento.

Es que en Francia la justicia también falló en su contra, tanto en primera como en segunda instancia.

Pero de acuerdo a lo que contó la abogada, la Cámara de Apelaciones de Versalles determinó que en el proceso de revinculación el padre tendrá la tenencia exclusiva y así la madre irá perdiendo cada semana menos días con su hija hasta que, finalmente, sólo pueda verla unas pocas veces al año.

Tanto la madre como los abogados tienen un “bozal legal” pedido por el padre por el que no pueden hacer declaraciones.

La disputa comenzó en enero de 2019, cuando Sofía, una ingeniera industrial, decidió regresar a Argentina con su hija luego de denunciar, en Francia, a su pareja por violencia de género.

La mujer sostiene que su hija también fue víctima de la violencia del padre, a quien acusa de tener problemas de adicción a las drogas y el alcohol.

Ambos se habían conocido en 2013 en París, donde él vivía y ella había viajado para realizar un master, a los dos años comenzaron a salir y dos años después tuvieron a su hija.

Según Sofía, tras el nacimiento se agudizaron los hechos de violencia -también hacia la bebé- y por esa razón decidió volver a Argentina.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp