Un potente estallido de radio se detectó desde nuestra galaxia

A finales de abril, un extraño estallido de radio proveniente de la galaxia fue detectado por varios telescopios. Desde ese momento, los científicos comenzaron a rastrearlo hasta encontrarse con un magnetar – estrellas de neutrones extremadamente densas que cuentan con enormes campos magnéticos- situado a 32.000 años luz de la Tierra.

Además de ser las primeras ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés) rastreadas hasta su fuente, también fueron las primeras que tienen su origen en la Vía Láctea. Un observatorio del oeste de Canadá identificó la fuente del magnetar SGR 1935 + 2154 en la constelación de Vulpecula.

La ráfaga -en menos de un segundo- contenía aproximadamente la misma cantidad de energía que produce el Sol en un mes. Aún así es mucho más débil que las ráfagas de radio provenientes desde fuera de nuestra galaxia.

Daniele Michilli, astrofísico la Universidad McGill (Canadá), contó que “las ráfagas de radio provenientes de fuera de nuestra galaxia y que viajan millones o miles de millones de años luz son entre decenas de miles y millones de veces más potentes que cualquier cosa que hayamos detectado en nuestra galaxia”.

En esa línea, Christopher Bochenek, estudiante de doctorado en astrofísica del Instituto de Tecnología de California, indicó: “Se cree que son tan frecuentes que pueden ocurrir más de 1.000 veces al día fuera de nuestra galaxia”. Añadió: “Al mismo tiempo, se desconoce la frecuencia con la que ocurren estas explosiones dentro de la Vía Láctea. “Todavía no sabemos la suerte que tuvimos. Puede que ocurran una vez cada cinco años o varias veces al año”.

Aunque los científicos consideraron que “ante este evento, una amplia variedad de escenarios podría explicar el origen de las FRB” pero que aún “puede haber giros emocionantes en la historia de las FRB en el futuro”.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Message Us on WhatsApp