Maltrato: un perro se mordió una pata para escapar de sus dueños

 

Luke es un gran danés de Carolina del Sur que con su desgarradora historia se suma a la extensa lista de víctimas del maltrato animal. Su pesadilla comenzó cuando sus dueños, Jessica James y Skylar Craft, le ataron una pata con un cable y le mantuvieron sin comer ni beber el suficiente tiempo como para que el animal quedará deshidratado y desnutrido.

En un acto desesperado el gran danés se mordió a si mismo la pata maniatada para poder liberarse y escapar del infierno en el que sus dueños le retenían. Fue entonces cuando varios agentes de la policia de Whare Shoals le encontraron demacrado y malherido.

“Al acercarme pude ver que más de la mitad de su pierna había desaparecido”, detalla uno de los agentes en el informe policial, difundido por el diario británico Metro. En el escrito la el policia destaca además que en el lugar donde se encontró al animal no había ningún cuenco de agua ni de comida.

La pareja, de 32 y 38 años, explicó a los agentes que decidieron atar a Luke después de que éste saltara una valla. Sin embargo, los dos sospechosos dieron versiones contradictorias sobre cuanto tiempo permaneció herido y maniatado.

La pareja de dueños está acusada de maltrato animal a la espera de una sentencia y Luke se encuentra en el refugio animal Noah’s Ark recuperándose de las heridas de la pierna y los problemas intestinales que padece a causa de la desnutrición. (La Vanguardia)

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Message Us on WhatsApp