Otra foto para la polémica

En la presentación de su libro en Mar del Plata, Carrió se mostró con el titular de la UCR y la senadora del PRO, junto a los radicales más afines al macrismo como Aguad y Giúdici. Aunque legalmente no puede, dijo que sueña con ser gobernadora bonaerense.

A tres días del lanzamiento del Frente Amplio Unen y en medio de la polémica por un posible acuerdo con el PRO, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, compartió ayer un acto con los dirigentes macristas Gabriela Michetti y Oscar Moscariello. Fue en la presentación del libro Humanismo y libertad, de la que también formaron parte el titular de la UCR, Ernesto Sanz, el diputado Oscar Aguad y la ex diputada Silvana Giúdici, ambos cercanos al PRO. Mientras ayer el senador socialista Rubén Giustiniani decía que “no hay ninguna posibilidad” de ingreso del macrismo al FAU, la líder de la Coalición Cívica y los dirigentes radicales compartían esa actividad en Mar del Plata, aunque con la aclaración de que se trató de una cuestión “personal” y no política. “Acá el que va a elegir es el pueblo de la Nación y la unidad es de una corresponsabilidad del pueblo que quiere paz, república, justicia e igualdad”, sostuvo Carrió.

Después del lanzamiento, los precandidatos presidenciales del Frente Amplio Unen empezaron a armar sus recorridas por el interior del país. En algunos casos coincidirán los cinco, mientras que en otros se mostrarán sólo algunos, de acuerdo con sus respectivas agendas. Ayer fue el turno de Carrió y Sanz, que pisaron tierra bonaerense conscientes de que ese distrito es un gran desafío en términos electorales por la falta de candidatos competitivos del FAU a la gobernación. “Tengo el sueño de ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires. No puedo porque no cumplo los requisitos, pero cuando me traslade a Capilla del Señor quiero ser la gobernadora, porque acá está la causa y el origen de los peores males de la Nación, por la corrupción y el narcotráfico y la complicidad del PJ en todo esto. También quiero que me dejen ser durante diez meses juez anticorrupción”, aseguró la diputada de la CC.

Más allá de esas pretensiones, el acto en Mar del Plata fue también un mensaje hacia adentro y afuera. Carrió cursó invitaciones a su “amiga” Gabriela Michetti, anotada para suceder a Macri en la ciudad de Buenos Aires, y a Moscariello, legislador y vicepresidente de Boca Juniors. Si bien tanto desde el PRO como desde el entorno de la chaqueña aclararon que no había sido un acuerdo político, sino una actividad “social”, los mismos interlocutores reconocían que la foto transmite un mensaje político. Sobre todo en el contexto de los últimos días, donde primó una fuerte polémica por una eventual primaria entre el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, y los cinco precandidatos del FAU.

“Así como nosotros tenemos que responder sobre las dudas de nuestra unidad, ellos deben responder sobre el robo, y si van a devolver lo que robaron, se llame Cristina Kirchner, Sergio Massa o Daniel Scioli”, disparó Carrió ayer, reforzando sus críticas contra el PJ, al que acusó de causar “el hambre del pueblo”. “El PJ se desdobla para tener dos tercios en el Congreso y ese día no hay más república”, remató.

Por su parte, el jefe de la UCR sostuvo que el FAU “acaba de salir a la luz” y que la agenda está enfocada en recorrer el país para consolidarlo.

“La riqueza de la diversidad es lo que nos une, porque la sociedad es plural y cada uno de nosotros lo que hace con su matices es entusiasmar a esa sociedad”, remató Sanz.

Comentarios

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *